Termitas

Las termitas (reticulitermes Lucifugus) se establecen en nuestro país aproximadamente en los años 70, procedentes de Europa mediterránea. Poseen colonias encadenadas unas a las otras, pero independientes, diferenciándose de las termitas tradicionales, típicas de E.E.U.U y africa, en que poseen termitero central con una sola reina, única responsable de la reproducción de la especie.

Lucifugus posee reproductoras de alternativa que pueden sustituir a la reina, existiendo además varias reinas por colonia. Ello lleva a que sea más difícil su exterminio.

ZONAS DE RIESGOS
Lucifugus prefiere instalarse en zonas de terrenos bajos rellenados que poseen abundante agua y materiales en putrefacción. Por esta razón, han prosperado en las zonas del este de la ciudad: Carrasco, Parque Miramar, Punta Gorda, Costa de Oro, aunque ya hemos atendido algún caso en Sayago y el Centro, lo que demuestra que la especie se encuentra en franca expansión

LA INVASION
Los obreros ingresan a las viviendas por los marcos de las puertas a través de las grietas y por la cámara de aire existente entre las paredes interior y exterior, tomando las instalaciones eléctricas y sanitarias. De nada sirven los tratamientos superficiales, ya que solo matarían obreros que son rápidamente sustituidos, no liquidando el problema de fondo.

Además existe una invasión que generalmente ocurre en Agosto y Septiembre, protagonizada por embajadores alados que intentan ubicarse debajo de zócalos y tapajuntas y establecer una nueva colonia.

EL PROPOSITO
Básicamente consiste en evitar que estos insectos puedan destruir la madera de una vivienda. Para alcanzar dicho propósito debemos cerrarle el paso a la plaga mediante las denominadas barreras de contención.

Como si fuera una típica guerra de trincheras, colocaremos a estos insectos una seri de obstáculos para impedirles el paso, tanto desde el subsuelo como desde el aire. Es sabido que extienden sus colonias de dos formas: obreros y soldados por el subsuelo, agujereando pisos y tomando marcos, tapajuntas y zócalos hasta destrozarlos, o por aire, princesitas y zánganos, que en su vuelo nupcial forman una nueva colonia, precariamente al principio, debajo de un tapajuntas o detrás de una biblioteca. Para luego tomar forma organizada en poco tiempo y extender su área de influencia.

1a BARRERA
Aspersión de líquidos residuales (clorados) diluidos en H2O sobre el relleno de pisos, paredes, así como de la cámara existente en la doble pared. Para esto último es necesaria la coordinación con la empresa constructora, ya que en la pared exterior es preferible que tenga
aproximadamente un metro de altura.

2a BARRERA
Pincelado completo de la carpintería fija (marcos, contramarcos, tapajuntas, zócalos, parquet, lambrices, mesadas, bastidores etc.) con insecticidas clorados diluidos esta vez en hidrocarburos claros para maderas claras y oscuros para las oscuras. En caso de que la vivienda
ya esté construida se deben desclavar todos los tapajuntas y zócalos para una inspección ocular. A continuación, se les practica a marcos y bastidores ranuras paralelas entre los mismos y a las paredes y una serie de orificios con taladro eléctrico por donde se inyecta el producto.

Los productos a utilizar son tóxicos para el hombre, por lo que se recomienda no entrar en contacto con los mismos, manteniendo una distancia prudencial con los operarios cuando se los esté manipulando.

ACO FUMIGACIONES

Montevideo - Rivera 2842 of.201/ Tels: (00598) 2709 14 77 - 094 433618
Maldonado - Rincón 131 / Tels: 4223 4353